VIA CIRCUVALAR O CAMINO AL VALLE DE LA MUERTE

¿Por qué yo como peatón debo gastar cinco veces más energía para cruzar una calle y hacerlo en tres veces el tiempo que me tomaría a nivel de calle sólo para complacer a los autos?
Cuando conduzco por la vía circunvalar de norte a sur o viceversa siento la sensación de vértigo por lo desconocido de lo que me puedo a encontrar en dicha arteria. No entiendo qué clase de proyecto urbanístico se consolida en esa vía. Usted no encuentra una información sobre qué tipo de obra se realiza de la carrera 38 hasta la 9G, es un tema como escondido. Unos puentes peatonales que se divisan en su recorrido, pero nadie los utiliza, por supuesto como caminante sería un martirio tener que pasar la vía sobre esa estructura sórdida, la decisión del peatón aquí es enfrentar al vehículo y se topa contra un muro de cemento que hace de separador de la vía, finalmente el peatón vence el obstáculo para pasar al otro lado de la calle.
Una agresión sin piedad ejerce un enjambre de personas quienes lanzan chorros de agua al panorámico del vehículo a pesar de notar que los vidrios están impecables, son los “limpiavidrios”. Alcanzas a encontrarte en tramos de la arteria con varios cruces viales que están violentados y sugeridos por la fuerza de los peatones y el paso de las motos, de manera improvisada y como a regañadientes aparecen unos trazos de cebras que finalmente ponen en evidencia la constante riña de automóvil con el peatón.

¿LA PRIORIDAD DE LOS PEATONES?
Muchas versiones y sin estudios técnicos reales dicen que los accidentes de tránsito son causados por peatones imprudentes que cruzan intempestivamente las vías sin percatarse de la presencia de un auto. No obstante, hay casos en los que los transeúntes tienen la preferencia sobre los vehículos y los conductores no atienden.

Para el caso colombiano, los grupos vulnerables en el tránsito de Colombia, son fundamentalmente peatones y motociclistas, aportan 73% de las muertes en vías públicas. Lo único cierto quien determina la ruta de su destino siempre será el peatón y se planteará unos principios básicos: economía, seguridad y tiempo. De acuerdo con las autoridades de tránsito las intersecciones con más accidentes en la Circunvalar son la carrera 6, carrera 38, carrera 9G, carrera 15 y carrera 13, estás cinco intersecciones acumulan 71 accidentes de los 219 registrados de enero a junio del año pasado y que se registraron 280 accidentes en esta vía, de los cuales 81 fueron en los puntos antes mencionados.
Las “horas pico” son las de mayores horas de accidentalidad, “No hay precaución por parte de los conductores, ni de los peatones”. Otro factor que se señala de accidentalidad es la

“poca iluminación de algunos tramos de la vía”, esto puede alterar la atención a un buen manejo por parte de los conductores”.
Según la secretaría de Tránsito la alta accidentabilidad de peatones y de vehículos en la Avenida Circunvalar obedece, a “maniobras indebidas de los usuarios”, Entre estos giros de vehículos en lugares no indicados, cruces de peatones en cualquier punto de la vía, maniobras de motociclistas para cruzar la vía en sitios prohibidos, entre otros. O sea, una lucha tenaz.
Plan Nacional de Seguridad Vial, identifican como factores básicos de análisis durante las etapas de un accidente: antes, en la ocurrencia de los hechos y después de la colisión o choque: 1. El ser humano, 2. El vehículo y 3. La infraestructura vial.
¿Qué está pasando? ¿En el marco de la infraestructura podríamos preguntar si la vía circunvalar es una vía segura y cuenta con los elementos para garantizar desplazamientos a los peatones? No, es una vía con nivel de riesgo alto, cada día pone en peligro la vida de las personas que la frecuentan. Encontramos tan solo un cruce semaforizado y en condiciones de adecuación de obras civiles deficientes. Este semáforo se ubica ubica en el sector Barrio la Paz.
En la Avenida Circunvalar que bordea media ciudad y parte del municipio de Soledad, el Tránsito y Seguridad Vial ha instalado barreras de concreto, tipo New Jersey, para impedir físicamente que los peatones y vehículos puedan efectuar maniobras que pongan en riesgo su seguridad. También ha instalado dos detectores de velocidad y nueve puentes peatonales, así como cinco pasos peatonales seguros a nivel, regulados por agentes de tránsito.
Los indicadores demuestran que las acciones no son las soluciones adecuadas, los “maletines” de concreto se convierten en un muro contención frente a la necesidad acceder a un destino específico y que frente a un accidente dichos “maletines” pueden generar mayores efectos fatales que solución y sobre los puentes peatonales hay que decir que carecen de características arquitectónicas, funcionales y atractivas para ser utilizadas por las comunidades y más bien se convierten en escenarios o trampas de castigos para el peatón.
La idea central detrás de los mal llamados “puentes peatonales” es permitir que los autos circulen sin detenerse en una calle o avenida y obligar a peatones a subir y bajar escaleras o rampas para cruzarla. La lógica detrás de esta solución queda subordinada al principio de paso continuo a los autos, no de privilegiar al peatón.

UNA CIUDAD MÁS HUMANA, SOSTENIBLE Y SEGURA
Los peatones también deben cumplir las normas de tránsito como respetar las luces de los semáforos, cruzar las intersecciones por el paso de cebra, pero si un transeúnte no respeta las reglas, no significa que un conductor pueda atropellarlo.
Las estrategias de las autoridades de seguridad vial deben lograr la reducción en la exposición a los riesgos viales, la prevención de los accidentes de tránsito, la disminución de la gravedad de las lesiones en caso de accidente y la mitigación de las consecuencias de los traumatismos mediante una mejor atención del accidentado.

Hay que profundizar en un modelo de ciudad que ponga en priorizar a las personas. “Los puentes o túneles peatonales son infraestructura más para dar prelación al automóvil y a la medida de éste, ya que le facilita su flujo continuo e impone un esfuerzo adicional a los peatones; por lo tanto, no es infraestructura para las personas ni a escala de las personas.
. “Los automóviles tienen frenos, pueden detenerse y además no están usando su propia energía para moverse. ¿Por qué yo como peatón debo gastar cinco veces más energía para cruzar una calle y hacerlo en tres veces el tiempo que me tomaría a nivel de calle sólo para complacer a los autos? Soy yo el que está siendo un buen ciudadano, no contamino y estoy cuidando de mi salud al caminar. Entonces ¿por qué debería ser castigado y subir un puente para cruzar una calle? En todo caso que los autos vayan en los puentes o en túneles. La solución más sencilla es enseñarles a los automovilistas a detenerse y permitir que las personas crucen a nivel de calle, usando su propia energía de la mejor manera”. David Sim, Director Creativo de Gehl Architects sobre los puentes peatonales,

Conclusión
La pirámide esta invertida: 1. Una infraestructura inadecuada 2. Las soluciones al sistema de movilidad priorizan la circulación de vehículos de manera continua 3. La prioridad del peatón es la de convertir sus desplazamientos en un ejercicio con riesgo.

JOSE DAVID CORTES ORTEGA

Consultor senior

Comunicador Social, urbanista.

Ejecutivo, creativo y asesor para el desarrollo de estrategias, proyectos ambientales, urbanos y de movilidad  y seguridad vial.

  Hoja de vida Jose David Cortés 

 

En Congreso de la CCI, Pumarejo socializó proyectos que ejecutará durante su gobierno