Seleccionar página

Vista del estado de los trabajos de las Bocas de Ceniza, Campamento de “Las Flores,” en 1926. Aunque no faltan los críticos de aquella apertura de Las Bocas de Ceniza, no se puede negar que estas obras permitieron el desarrollo del puerto, convirtiendo a la Barranquilla de entonces en la primera ciudad de Colombia con embarcaderos marítimo y fluvial al mismo tiempo.